¿Qué es la terapia Gestalt? - GestaltExplora
18903
post-template-default,single,single-post,postid-18903,single-format-standard,tribe-no-js,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

¿Qué es la terapia Gestalt?

A menudo se suele confundir el concepto de psicoterapia (el trabajo que realiza un psicólogo desde el método cognitivo-conductual), con un proceso gestáltico. No es lo mismo, aunque la finalidad sea el que la persona disponga de más recursos para afrontar su propia vida.

Desde la Gestalt se trabaja el contacto de la persona con su entorno. Por lo tanto no se centra tanto el proceso desde la ciencia llamada psico (mente) logía (lógica), sino desde una ciencia que pudiésemos llamar «contacto-logía», es decir, desde la Gestalt entendemos que somos en relación con aquello que entramos en contacto o interactuamos.

Otra característica está en el trabajo de tener en cuenta que hace la persona, más que lo que dice. Lo que dice en la mayoría de las ocasiones está articulado desde los pensamientos, pero no desde el verdadero ser. Además de que la mente es la responsable última de conformar el conocimiento y estructuras muy rígidas que van alterando nuestra percepción real. Por lo tanto pretender abordar conflictos internos desde un plano cognitivo (mental), es como querer encontrar la solución a un problema donde no está.

El trabajo ha de abordarse desde capas más profundas. Desde el presente o el famoso «Aquí y Ahora», la persona trae a terapia conflictos que generalmente no son actuales, son dificultades que se produjeron de heridas «de índole emocional» pasadas y que le siguen dificultando en este momento. Podríamos decir que es un patrón, bloqueo, evitación o resistencia, que sigue repitiendo y que repetirá mientras no concluya o cierre dicho asunto. Esto sería una interrupción del contacto libre y que no permite a la persona alcanzar su posición de calma; por lo tanto parte de que su energía no está disponible. Cuanto mayor es el número de asuntos no concluidos, mayor será el malestar con el que viva.

Ese asunto tiene un origen de índole emocional, repito, y por lo tanto ninguna pauta, receta o recomendación sobre lo que debería hacer o dejar de hacer pueden solucionar su conflicto. La palabra emoción viene del latín “emotio” que se forma sobre el verbo “movere” (mover, trasladar) que con el sufijo “e” significa retirarse, salir del lugar donde uno se encuentra. Es decir, yo entiendo la emoción como el motor que nos permite movernos hacia una dirección adecuada a nuestras necesidades. Allí donde hay emoción, hay vida, hay energía. Uno de los problemas más comunes es la dificultad de reconocer o gestionar nuestras emociones. En función del carácter encontramos varios tipos de disociaciones que provocan esta dificultad. En cualquier caso el organismo manifiesta un desequilibrio entre el centro intelectual, emocional y motor que lo lleva a la interrupción del ciclo de la experiencia. A su vez lo deja cada vez con menor energía y generalmente nos empecinamos en tratar de resolver el conflicto razonando las posibles variables más cercanas e inmediatas, cuando el asunto viene de muy atrás.

Aquí os dejo el link por si te interesa profundizar en el ciclo de contacto y cuáles son aquellos mecanismos que la persona emplea para interrumpirlo.

La terapia sería un espacio (laboratorio), donde el terapeuta y su paciente establecen un contacto. En dicho contacto van a manifestarse muchos de esos asuntos transferenciales que el terapeuta ha de usarlos a modo de catalizador para realizar las devoluciones sobre aquellos aspectos que le resulten significativos o le afecten. Es obvio, que el terapeuta no tiene todo resuelto y también se muestra como humano que es, con asuntos inconclusos que pueden dar pie a material contra-transferencial. Pero en cualquier modo, de la honestidad y autenticidad de dicho encuentro es lo que servirá al paciente de espejo para reconocer mejor sus límites, aspectos de sí negados, evitaciones y movilizar recursos y un potencial que creía no poseer.

Si te sientes a menudo frustrado e irritado con los demás, si sientes que los demás no te tienen en cuenta y te enoja, si eres demasiado exigente contigo mismo, necesitas parar y no te lo permites. Si tienes una escasa tolerancia al fracaso y te bloquea no haber alcanzado tus objetivos. Si te sientes siempre inferior a los demás, si sientes miedo, inseguridad y dudas sobre casi todo a la hora de tomar decisiones, si estás a mil cosas y te cuesta focalizarte en algo concreto, etc., este es tu sitio.

Juntos podemos trabajar para conseguir que deje de ser un problema para ti.

Llámame al 695668449, la primera consulta es gratuita. No esperes más e invierte en ti.

No hay comentarios

Deja un comentario

Share This