Conoce el eneagrama desde gestaltexplora parte VI Eneatipo 8-La Lujuria- GestaltExplora
18613
post-template-default,single,single-post,postid-18613,single-format-standard,tribe-no-js,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Conoce el eneagrama desde gestaltexplora parte VI Eneatipo 8-La Lujuria-

LA PSICOPATÍA

En vez de continuar por el E1 y siguiendo la relación de a tres que podemos establecer con cada uno de los eneatipos, siguiendo con el E2, donde en la entrada anterior vimos su perfil caracterológico, vamos a desarrollar en esta última entrada el E8. Este orden nos va a dar un mejor visión, ya que al igual que hicimos con el triángulo central donde comenzamos por el E9, E3 y E6 y el ajuste dinámico entre ellos, vamos a establecer esta vez el ajuste dinámico entre el E2-E8-(E5)-E4.  Si recordáis el E2 en su peor versión tendía a dar rienda suelta a su agresividad y desvaloración hacia otros, ante la angustia de no ser suficientemente tenido en cuenta y por lo tanto en su peor versión su tendencia se inclinará hacia el E8, una actitud más vengativa y belicosa.

El E8 es un eneatipo que pertenece a la triada del instinto como lo es el E9 que ya vimos anteriormente. Es el rasgo psicopático por excelencia y esto nos puede llevar a pensar en la figura del «psicópata» que muchas producciones cinematográficas han encarnado en el personaje de un asesino en serie. Realmente tener unos rasgos psicopáticos no es igual a ser un asesino en serie, ni tampoco ser necesariamente una persona que se dedique a ir agrediendo a todo aquel que sale a su paso (aunque esa inercia está muy presente en este rasgo). Siguiendo con la teoría del eneagrama, el E8 se trata de un egotipo más, cuya neurosis no es mejor ni peor que la de otros caracteres y posiblemente tan necesaria en nuestra sociedad para llevar a cabo determinados trabajos (pilotos de combate, cirujanos, bomberos, antidisturbios, hombres de negocio, etc.) que requieren de mucha precisión, frialdad y una actitud imperturbable.

Para saber de lo que estamos hablando en la siguiente lista se recoge algunos de los rasgos característicos del E8 y su personalidad antisocial:

-Muestran violencia hacia otros.

-Se sienten superiores.

-Seductores y carismáticos.

-Motivados por la satisfacción de la gratificación inmediata.

-Sienten pocos remordimientos.

-Muy poco proclives a ir a terapia.

-No son amigos de la autoridad y no les gusta que les manden.

En este último punto de la lista ya vimos que el mecanismo más recurrente que tiene el E8 es la «contra-represión», que quiere decir hacer lo contrario a lo que la autoridad dice. Existe en este rasgo una línea muy fina entre lo que podemos considerar «héroe» o «villano». Suelen ser muy seductores, carismáticos y con una predisposición al heroísmo y a la fortaleza mental. Pueden tener cualidades apreciables como el valor suficiente como para meterse en un edificio en llamas y salvar vidas. El carácter psicopático es una hoja de doble filo que puede llevar a acciones heroicas de salvar vidas, así como tener la difícil tarea de marcar un objetivo al que bombardear desde un caza bombardero, sin que produzca en el piloto de combate la más mínima perturbación al respecto. Otra característica de este perfil caracterológico se cierne en mentiras y manipulaciones en beneficio propio. Un claro ejemplo es el uso que «Donald Trump» con este mismo perfil que estamos describiendo, utiliza las redes sociales lanzando todas las mañana noticias de las que muchas son «fake news», tan útiles para justificar sus belicosos propósitos y que tanto rédito electoral le supusieron impulsándolo a la Casa Blanca.

La exacerbada impulsividad del E8, principalmente el instinto sexual, hace que sean personas muy poco proclives a tener una mirada introspectiva y autocrítica, con lo que será prácticamente inviable que alguien con este rasgo inicie un proceso terapéutico.

 

ENEAGRAMA VS DSM

 

 

 

 

 

 

Trastorno de la Personalidad Antisocial

 DSM-5

A. Patrón dominante de inatención y vulneración de los derechos
de los demás, que se produce desde los 15 años de edad, y que
se manifiesta por tres (o más) de los hechos siguientes:
1. Incumplimiento de las normas sociales respecto a los comportamientos
legales, que se manifiesta por actuaciones repetidas
que son motivo de detención.
2. Engaño, que se manifiesta por mentiras repetidas, utilización
de alias o estafa para provecho o placer personal.
3. Impulsividad o fracaso para planear con antelación.
4. Irritabilidad y agresividad, que se manifiesta por peleas o
agresiones físicas repetidas.
5. Desatención imprudente de la seguridad propia o de los demás.
6. Irresponsabilidad constante, que se manifiesta por la incapacidad repetida de mantener un comportamiento laboral
coherente o cumplir con las obligaciones económicas.
7. Ausencia de remordimiento, que se manifiesta con indiferencia o racionalización del hecho de haber herido, maltratado o robado a alguien.
B. El individuo tiene como mínimo 18 años.
C. Existen evidencias de la presencia de un trastorno de la conducta con inicio antes de los 15 años.
D. El comportamiento antisocial no se produce exclusivamente en el curso de la esquizofrenia o de un trastorno bipolar.

 

ENEATIPO 8

La lujuria desde el punto de vista cristiano significa desenfreno sexual. Desde el estudio del eneagrama nos referimos al instinto de «devorar». El origen de la lujuria como pasión que gobierna a este eneatipo, se puede remontar a una frustración intensa producida en la infancia, donde el niño recibió una fuerte decepción o lo que pudiera ser vivido como una traición.

El dolor derivado de esta experiencia temprana en la vida le llevó a desarrollar una intensa sensación de injusticia, que finalmente se traduce en agresividad.

No quieren competidores, como si de una presa se tratase, lo diseccionan, trocean y cuando lo han contemplado o se lo comen o pasan a otra cosa. Al igual que los E5 han tenido que afrontar situaciones complicadas, el E8 vive el mundo como una amenaza tan grande que se enquista cuando es bebé para después desarrollar la furia. “Aquello que me sucedió no me va a volver a pasar jamás”, es energía poderosa, dura. Está el instinto devorador y no tienen conciencia del daño que pueden hacer a otras personas tomando lo que quieren. Hay un miedo a repetir aquello que les hizo daño, se les ha hecho un callo emocional. No les importan las normas sociales y no son personas proclives a reflexionar. El E8 sería el perfil más psicopático del eneagrama. Pareciese que padecen una «anestesia moral», donde comprenden la existencia de normas, pero su transgresión no les provoca la mínima perturbación ni arrepentimiento. Es un eneatipo de la triada del instinto, devorador de experiencias a poder ser intensas. Son protectores siempre que agaches la cabeza, establecen los límites siempre de forma estratégica, son muy creativos, buenos conseguidores y tienen gran capacidad de trabajo.

No podía ser de otro modo que el E8, con su postura estirada, su impulsividad para actuar y su resistencia a relaciones de igualdad o insubordinación, en el amor no va a ser distinto y tenderá a menospreciar aspectos femeninos.

No me he ceñido hasta ahora a describir la armadura corporal de cada uno de los eneatipos, muy ligada ésta a los rasgos caracterológicos, aunque en el caso del E8 esta figura sería generalmente de tipo atlética, de anchas espaldas, cintura estrecha y piernas corpulentas.

Un personaje tipo 8 sería Donald Trump, Bárcenas o el Doctor House.

Una canción que plasma muy bien el carácter psicopático de E8 es la canción del grupo Ska-P «Romero el madero».

RELACIONES

Al igual que el E4, nuestro E8 es un rasgo masoquista también y aunque tengan aspectos nucleares opuestos, la insaciabilidad es algo que comparten ambos. De hecho es fácilmente confundible el eneatipo 4 sexual con el eneatipo 8, la diferencia es que el enatipo 8 cuando consigue lo que quiere se queda tranquilo para poder pasar a otra cosa, mientras que el E4 se queda con la misma sensación de carencia y siente culpabilidad por sus actos. El E8 sería un rasgo sádico masoquista activo, mientras que el E4 es masoquista emocional.

Existe también un denominador común en los eneatiops 1,2,7 y 8. En todos ellos la herida y el ajuste que va a determinar la estructura caracterial de cada uno, se produce en una etapa más tardía. No voy a entrar en los distintos estadios evolutivos que determina el psicoanálisis o el enfoque gestáltico, ya que sería complicar mucho y desviarnos del sentido del eneagrama, pero dicha apreciación me resulta interesante destacarla. Esto no es una ciencia exacta ni mucho menos, pero cuanto más tarde se produzca la herida emocional, las consecuencias psicológicas posteriores serán menos severas que en otros casos donde el ajuste se produce en un estadio más temprano.

ALAS

Al igual que su vecino E9, el E8 también se caracteriza por un oscurecimiento cognitivo, predominando la «ignorancia» sobre la «aversión» de los mentales o el «deseo» de los emocionales. El E8 lleva la acción a la máxima intensidad en todos los niveles como compensación de una falta de viveza interior afectiva y emocional.

También hay una relación muy directa entre el E8 y su vecino inferior el E7 por caracterizarse ambos por su impulsividad y hedonismo, aunque en el caso del E7 más atenuado y con tintes más tiernos.

OPUESTOS

El E8 sería el carácter más insensible del eneagrama, mientras que el E4 sería el más sensible.

El E8 es un rasgo con el que podemos establecer polaridades muy significativas con otros eneatipos. Mientras que el E8 es masculino e insaciable, el E2 representa lo contrario, es hiperfemenino y sensible. Mientras el E5 es introvertido y tímido, el E8 es extrovertido y osado.

INFANCIA

Puede guardar un cierto paralelismo la infancia del E2 con la del futuro E8, aunque este último se ajusta ante semejante situación de forma distinta. Mientras que al E2 asoció a través de una actitud manipuladora de premios y castigos por medio de sus progenitores, con ser bueno o malo, en el caso del E8  y principalmente en la fase edípica, el rechazo de contacto afectivo hacia alguno de sus progenitores y el abuso de poder que pueden ejercer sobre el niño, es experimentado por el futuro E8 como una fuerte traición. Su defensa ante dicha angustia irán definiendo los rasgos caracteriales en el caso del futuro E2 con el orgullo al servicio de la seducción, la actividad obsesiva del E1 o la compulsividad sexual del E8.En cualquier caso, como le sucediese al E2, el E8 comienza a evitar la angustia que este rechazo en la relación con sus progenitores le ocasiona y comienza inconscientemente a cultivar insatisfacción permanente, así como un estado de rabia y venganza contra todo aquello que le impida hacerse con lo que necesita. No necesariamente ha de haber tenido un padre agresivo, pero en muchos casos, éste carácter sí ha sido abusado y humillado por la superioridad de un padre poco empático y flexible. Por lo tanto el niño irá transformando su necesidad afectiva con un deseo ávido de poder y arrebatárselo al progenitor que lo ostenta. Sienten de adultos frialdad en el contacto afectivo, ya que implica de alguna forma mostrar una vulnerabilidad que no puede mostrar, eso le retrotraería a la herida que supuso esa gran traición para él; si me muestro tal cómo soy y denoto vulnerabilidad se podría repetir aquel episodio tan traumático. Se creen con el derecho a coger lo que necesitan, lo «suyo» y lo que «no es suyo», sin sentir arrepentimiento por el daño que puedan causar a otros, ya que hay un discurso en el que se cree en el pleno derecho de hacerlo.

El E8 vivió una relación parental posiblemente de desatenciones negligentes y humillaciones. Esa herida emocional ha hecho en el E8 un modo de compensar una autonegación subyacente a «vivir» en el sentido literal de la palabra, alimentando a través de la acciones sin freno, impulsivas e intensas ese oscurecimiento cognitivo y emocional que le caracteriza, esa ignorancia o esa armadura que le convierte en un ser frío, calculador, manipulador y sin que sienta el más mínimo arrepentimiento cuando agrede y vulnera las libertades del otro. Su herida está actuando desde su automatismo caracterial y desde su actitud sobreconfiada, amoral y vengativa que dice: -¡Qué sufra éste!-, -¡A mí ya me tocó sufrir!-

INSTINTOS

  • CONSERVACIÓN

Defienden su territorio a ultranza. Es una competitividad que no permite ningún tipo de diálogo. Si alguien invade su territorio lo va intentar matar. Son muy proactivos, fuertes y poderosos. A veces con cara de pocos amigos. Se podría llegar a confundir con el E6/4 sexual, pero en el caso del E8 en algún momento se denota una sensación de miedo, culpabilidad o arrepentimiento. El E8 cae en psicopatía. Se puede percibir en ellos poca empatía pero si protección. A este subtipo lo vamos a llamar “TERRITORIO”

  • SOCIAL

Es proclive a unirse a bandas, pandillas. Se hace defensor de causas para defender injusticias. Tiene pasión por el riesgo y a situaciones límite (violencia extrema). La complicidad sirve y si no hay amor va a buscar otra cosa. Tienen una gran intolerancia a la frustración e incluso culpa al otro de sus propios actos. “¡Te he pisado!, pues no haber puesto el pie ahí”. De los E8, éste es el que tiene más en cuenta a los demás, es decir, el menos 8 de los tres. Le vamos a llamar “PANDILLA”

  • SEXUAL

Es un rasgo extremadamente límite. El más emocional. “¡Lo mío es mío y lo vuestro también! Es el más seductor, el más parrandero, juerguista y sexualmente muy atractivo. A este subtipo le vamos a llamar “INVASIÓN”.

 

AJUSTE DINÁMICO

Tanto en la versión más neurótica (flecha roja), como en la menos neurótica (flecha verde), no quiere decir que el eneatipo 8 se vaya a convertir en un E5 o en un E2 respectivamente. La estructura de la personalidad puede ser más o menos flexible, pero nunca cambia de forma. Un eneatipo nunca se podrá convertir en otro. La flecha sólo representa el significado de «inercia»: Propiedad que tienen los cuerpos de permanecer en su estado de reposo relativo o movimiento relativo. Es decir, podemos estar moviéndonos en unos márgenes relativos de neurosis siendo mayor si la inercia del comportamiento se dirige a un eneatipo E5 y siendo menor si la inercia se orienta hacia el E2.

Su peor versión (más neurosis)

En los momentos de mayor estrés, el E8 se mueve hacia el E5. Suele ocurrir que, cuando en realidad las situaciones se le hacen grandes, el «Desafiador» necesite retirarse para recuperar fuerzas y cavilar, desconectándose del mundo.

La búsqueda de la intensidad y la insatisfacción constantes provocan en este eneatipo que contacte de vez en cuando con el vacío interno y la carencia de amor, sentimientos que trata de enmascarar.

Su mejor versión (menos neurosis)

A su vez, el E8 tiende al E2 en su camino hacia la integración. Es entonces cuando baja la guardia y se permite abrir su corazón, llenando sus relaciones de cariño y ternura.

La mejor forma de superarse conlleva atravesar su desconfianza ante los demás y el miedo a la propia vulnerabilidad. A través de este salto de fe, el E8 es capaz de vencer sus resistencias a la ternura y dejar de mostrarse como una roca.

No hay comentarios

Deja un comentario

Share This