Aprendiendo juntos - GestaltExplora
18908
post-template-default,single,single-post,postid-18908,single-format-standard,tribe-no-js,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Aprendiendo juntos

En esta situación de pandemia que nos está tocando sufrir a todos los ciudadanos del mundo, algo que es seguro, es que no hay dos personas que lo estén viviendo de la misma manera.

El miedo, la incertidumbre, familiares que hayan perdido algún ser querido, aquellos que tengan algún familiar en colectivos de riesgo o en alguna residencia de ancianos, ciudadanos del mundo que no pueden regresar a sus lugares de origen por las políticas de confinamiento y restricción del espacio terrestre, marítimo y aéreo, etc.

Es evidente que nadie es ajeno a esta situación. Ahora bien,

¿Qué se puede hacer ante todo esto? 

Generalmente ante estos casos se tiende a hacer muchas cosas fruto de la sensación de pánico y que van encaminadas a ponernos a salvo. Hemos visto gente abasteciéndose de más en supermercados aun sabiendo que se va a garantizar el abastecimiento, movimientos migratorios entre comunidades, huyendo de la capital, donde más número de contagios se han registrado. Personas que seguramente sin una mala intención pretenden hacer su vida normal, saliendo a la calle a hacer deporte sin ser conscientes y como posibles transmisores del riesgo que conlleva para otras personas más vulnerables. A un nivel superior, países de la UE, que aunque en fases de la transmisión distintas toman decisiones de forma unilateral.

En primer lugar y acorde a lo que tratamos de trasmitir desde Gestaltexplora, es dar entrada aquello que tenemos, lo que emerge, la situación resultante, la figura, lo que tengo entre manos en este momento y cuál puede ser desde mi punto de vista individual, el ajuste más creativo posible que pueda aplicar, y que esté orientado a mis verdaderas necesidades y en ningún caso llevar a cabo acciones que puedan herir o perjudicar a otros. La rapidez de haber pasado de una rutina normal ya conocida, a vernos confinados sin poder salir de nuestras casas es un cambio forzoso y muy drástico a lo que nadie está preparado. Por ello aunque sea complejo el primer paso es asimilar que en estos momentos es lo que tienes, lo demás aunque nos siga preocupando ha pasado a un segundo plano, quizás no sea tan importante ahora. Más que intentar evadirnos, ver compulsivamente información por televisión que nos cargue más negativamente o pensar cuando pasará todo esto, o cuando pase que va a ser de mí, de mi trabajo, de mi economía, etc., intenta hacer este ejercicio:

Ahora que las circunstancias me han hecho parar, ¡Por fin! Voy a hacer mentalmente una pequeña lista de cosas que habitualmente con mi actividad frenética y muchas veces inconsciente de lo que sucede a mí alrededor no me permito a hacer.

Ejemplo:

-Dedicarle tiempo a mi hijo o a otro familiar-, -Comer todos juntos sin televisión charlando sobre las inquietudes de los distintos integrantes de la familia-, – Poner a ejercitar un poco el hemisferio derecho de nuestro cerebro tan olvidado en alguna actividad de índole artística-, etc.

¡Sigue tú!, no pienses que voy a hacerte todo el trabajo.

Ocurre algo similar a la hora de abordar nuestros problemas en el día a día en un contexto normalizado, cuando algo nos duele, nos es significativamente molesto, nos produce un malestar físico o emocional tratamos de luchar contra eso, sin parar a observar que significado puede tener ese episodio en el contexto vital en el que me encuentro. Piensa que la tendencia es la misma a la hora de actuar en lo cotidiano que en una situación de este tipo. Lo que sucede que en un Estado de Alarma donde se ha pedido que la población permanezca en sus casas, es una circunstancia que ha cambiado de forma abrupta nuestro modelo de vida durante un período circunstancial, y que se junta con la incertidumbre del tiempo que vamos a tener permanecer así. Es decir, las mismas tendencias propias del carácter continúan. El que se viva en la carencia tendrá una tendencia a ir al supermercado y abastecerse indiscriminadamente por lo que pueda suceder. El capital, como las farmacéuticas y otros sectores de la economía que encuentren el menor resquicio de poder hacer su particular agosto en estos momentos de desconcierto, lo harán. Gente que explotará esta circunstancia al máximo para aprovecharse de los ancianos, uno de los colectivos más vulnerables de esta crisis. Quienes somos inseguros como es mi caso, tenderemos a hacer varias inspecciones físicas al día sobre cómo me encuentro y nos producirá sensación de miedo un estornudo, tos o mucosidad. Otros se pasarán el día tratando de poner el foco fuera, responsabilizando de todo lo que está sucediendo a todo aquel que se mueva, desde teorías de la conspiración, lo mal que lo están haciendo los gobiernos, o lo incívica que es la población. Estoy convencido de que hay gente muy válida en diferentes ámbitos, que está trabajando día y noche por todos nosotros y que desgraciadamente no hay varita mágica, ni para esto ni para nada. No olvidemos que desde el enfoque gestáltico se aprende por descubrimiento, es decir, no hay otra forma que el método de «prueba y ensayo».  

La pandemia cambiará indudablemente aspectos del mundo tal y como lo teníamos concebido a todas las escalas.

A título individual:

¿Cuál crees que puede ser tu propio aprendizaje de esta situación? ¿Has aprendido quizás que parar de vez en cuando puede tener grandes beneficios?, ¿Has ahondado en conocer la problemática de algún familiar cuya situación de confinamiento ha hecho que estrechéis los lazos entre ambos? ¿Has aprendido a relativizar problemas y pensar lo tremendamente vulnerables que somos? ¿Tras este período podrías estrechar relaciones con amigos o familiares que llevabas tiempo sin poder ver?

Otro asunto que desde la Gestalt quiero enfatizar es del significado del ser humano en relación con los demás. A pesar de esta situación de aislamiento en nuestras casas, aunque parezca que no estemos aportando nuestro granito de arena, es mucho lo que cada uno desde su responsabilidad individual puede hacer al conjunto. Aunque somos seres solos arrojados al mundo, el auténtico sentido a nivel individual nos lo otorga el modelo relacional y aquello que consigamos codo a codo junto a otras personas, cada uno desde lo que pueda ofrecer u aportar. Ahora quizás lo más importante que puedes hacer por otras personas es quedarte en casa y reflexionar sobre estos puntos que te he expuesto.

Espero poder haberte ayudado y ante cualquier cosa no dudes en estos días de concertar una entrevista o sesión individual por Skype conmigo. Llámame al teléfono 695668449 o escríbeme un correo a info@gestaltexplora.com

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Share This